Translate / Traduce nuestras notas:

domingo, 24 de octubre de 2010

¿Todos somos LGBT?

La lucha por los derechos de las minorías sexuales también se ha librado en el lenguaje cotidiano. Desde que el término “gay” ha reemplazado al de “homosexual”, hasta el aglutinante colectivo “LGBT” o “GLTTTBI” y afines, una suerte de política lingüística se ha apoyado en sustantivos y adjetivos para tomar cuerpo en una identidad con la que no todos los aludidos parecen identificarse.
Hace unos días, Gay.com publicó un interesante artículo que interpelaba la representatividad de las siglas de nuestra comunidad. El autor, que lamentablemente no se identificó, expresaba que la identidad que mejor lo representaba era “hombre gay”, es decir, ni siquiera “gay” como sustantivo, sino como un adjetivo que acompaña o complementa lo que él considera el aspecto más importante de su vida: “hombre”. Imagínense cuánto menos se sentía representado por las siglas “LGBT” o “GLBT”, porque también podría cuestionarse el orden de las letras, ¿verdad? (no recuerdo haber leído nunca la “T” en primer lugar, por ejemplo).
Sin embargo, no puede negarse que la sigla colectiva es eficiente en la reunión de diferentes grupos, cuya forma de relacionamiento y/o conformación de sus identidades no ha sido contemplada históricamente por las instituciones que norman y regulan la convivencia cívica. No pocos derechos se han obtenido en nombre del colectivo LGBT, que han beneficiado a todas las personas representadas por cada una de sus letras.
Pero lo que el autor del artículo de Gay.com ponía sobre la mesa no es menos cierto. “No soy igual que una lesbiana, no soy igual que alguien trans”, decía en algún momento. Definitivamente, cada una de las minorías sexuales tenemos nuestras propias y maravillosas características que no compartimos con el resto. En este sentido, la pretensión de identificación o, peor aún, de empatía puede resultar forzada y perjudicial.
Parecería, entonces, que la efectividad política del nominal “LGBT” tiende a debilitarse si pretende, además, representar las identidades de los individuos a los que alude. Tal vez “LGBT” sea funcional mientras sea necesario, es decir, mientras haya derechos “comunes” por ganar. Tal vez en la intimidad, cada una de las personas políticamente aludidas en la sigla colectiva, prefiramos identificarnos como hombres gays, mujeres lesbianas, hombres y mujeres bi, hombres y mujeres trans… O simplemente hombres y mujeres.

Esta es sólo mi opinión. ¿Cuál es la tuya? Dejanos un comentario.

Por Leandro Fogliatti – (SentidoG.com)

Gays que discriminan a otros Gays

otros Gays

Hay un proceso social, según Erving Goffman, que consiste en el hecho de que la gente es estigmatizada por algún rasgo en particular (su sexualidad, por ejemplo), y buscan estigmatizar según el grado en que se “les nota” esa anomalía que origina el estigma.
Siguiendo esta idea, en la comunidad GLBT los más discriminados suelen efectivamente aquellos que parecen más “obvios”, es decir, los amanerados o lo que es lo mismo, gays con mucha pluma, como tambien aquellos que no poseen una posición económica buena, forma de vestir, fisico, edad, color de piel, nacionalidad, idioma, entre otros casos.

Un ejemplo son los “bears” que han formado un subghetto entre ellos mismos, y aunque todos los que somos delgados tenemos el derecho a defender nuestros gustos personales, a veces nos cuesta expresar lo que nos gusta de una manera en la que no exista una agresión hacia quienes no son delgados.

La reflexión inevitable es: constituimos una colectividad que lucha puntualmente contra la discriminación, pero en casa, al interior de esta misma comunidad, cotidianamente nos discriminamos entre nosotros mismos.

Si bien, discriminar según la RAF es dar un trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc; en esta definición, se ve que no tuvieron a bien incluir los de tipo sexuales; pero el etcétera nos autoriza a incluir lo que queramos. A fin de cuentas, para discriminar hacen falta sólo las ganas, aunque no tengamos ningún motivo. Y Ustedes.

¿Se han sentido discriminados por algun detalle en su persona?

¿Que tipo de persona no dejarían que los aborde?

Por: UTILISIMO SAUL

Venezuela: Los crímenes que no se cuentan.

Imagen1 copiaNo existe registro en el país sobre los delitos contra el colectivo sexodiverso


Se hacía llamar Xiomara Durán y sucedió una noche cualquiera. Caminaba por la avenida Libertador de Caracas en busca de clientes cuando recibió seis impactos de balas. No fue por venganza, ni para robarla. La explicación es otra. Durán era trabajadora sexual, pero también era transexual. Murió el 17 de mayo de 2009, la misma fecha en la que se celebra el Día Internacional Contra la Homofobia y la Transfobia.



Los que conocen del caso aseguran que se trató de un delito de odio, uno de los muchos que se cometen contra el colectivo de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales en el país. Pero para las autoridades, el crimen de Durán se trató de un caso de violencia común. Y es que en Venezuela, al menos en cifras, estos delitos no existen.

Yonathan Matheus, director general de la ONG Venezuela Diversa y subsecretario para la región andina de la Ilga (asociación internacional que agrupa a organizaciones sexodiversas, por sus siglas en inglés), afirma que los números no están, no porque no existan los crímenes, sino porque no se denuncian. Explica que la denuncia es la principal herramienta para poder registrar los casos de agresión y discriminación por orientación sexual o identidad de género. Sin embargo, señala que en el país es alto el nivel de agresión y mínimo el de denuncias. El porqué: 'Hay miedo y el sistema de justicia venezolano no ofrece garantías'.

Matheus habla desde su experiencia. Desde que creó Venezuela Diversa, en 2008, comprobó que el temor de las víctimas a denunciar es la pieza que más resalta en el panorama. Su primer hallazgo, fruto del contacto con miembros del colectivo -sobre todo con transexuales-, fue alarmante: las principales agresiones que sufrían eran realizadas por policías.

La violencia verbal, la 'matraca' y la privación arbitraria de libertad resultaron ser las faltas más comunes. Los transexuales figuraron como los más afectados. Pero Matheus sabe que la violencia ha llegado a más.

Venezuela Diversa conoció el año pasado sobre el asesinato de seis transexuales en Caracas, entre los que se cuenta el caso de Xiomara Durán. Cinco fueron por impactos de bala y uno por herida de arma blanca. Ninguna fue despojada de sus pertenencias y sus allegados descartaron el móvil de la venganza.

Matheus intentó hacerles seguimiento a todos estos casos y se encontró con muchas barreras. "El Cicpc nos colocó todas las trabas posibles para que no conociéramos los detalles y los resultados de las autopsias. En la Fiscalía, solicitamos que se nos permitiera revisar los expedientes y se nos informara sobre el avance de las averiguaciones, pero nunca tuvimos respuesta. Es por eso que hay miedo".

Impunidad
Rafael Garrido, abogado y especialista en derechos humanos, explica que la impunidad de estos casos envía un mensaje claro: estos delitos pueden ser cometidos libremente, sin sanción y sin culpables. Asegura que la impunidad en Venezuela en los casos de derechos humanos es bastante alta, pero que en los relacionados con personas sexodiversas es aún mayor. 'La impunidad es la regla y no la excepción'.

Garrido señala que el miedo al agresor y a ser nuevamente víctima, y el temor a asumir abiertamente su sexualidad son fuertes obstáculos en esta situación. Alerta sobre el caso de las víctimas que legitiman la agresión: 'Asumen que al haberse parado en alguna esquina o al caminar en la noche por la calle agarrados de la mano con su pareja provocaron el ataque. Consideran que realmente no se les agredió, sino que fue una respuesta natural a lo que hicieron. Eso es muy peligroso porque terminan naturalizando la violencia en su contra'.

El especialista advierte sobre la inexistencia en el derecho penal venezolano de una mención sobre los delitos motivados por orientación sexual o identidad de género. Recuerda que, en legislaciones como la española, existe una mayor sanción para los culpables de este tipo de actos. 'Al penalizar de forma diferente este tipo de delito se envía un mensaje de que esta forma de discriminación o conducta son castigadas y rechazadas por el Estado', afirma.

Primeros pasos
El Gobierno venezolano ha dado los primeros pasos en materia de defensa de derechos humanos del colectivo sexodiverso. Desde agosto del año pasado, un grupo de ONG y la Defensoría del Pueblo establecieron una mesa de trabajo para tratar la problemática.

José Félix Rodríguez, consultor jurídico de la Defensoría e integrante de la mesa de trabajo, indica que el diagnóstico que arrojaron las primeras reuniones fue que, precisamente, no hay datos: 'Nos dimos cuenta de que tanto las organizaciones como el Estado no manejan estadísticas que respalden los casos de violaciones de derechos humanos de este grupo'.

A pesar de eso, se ha logrado avanzar. Rodríguez explica que se han establecido cuatro campos de acción: legislación, educación y políticas públicas. 'La intención es tratar la problemática desde todas las aristas', asegura. En ese escenario, esperan generar propuestas que atiendan desde la necesidad de concienciar sobre la problemática en el sector educativo, hasta la creación de leyes que frenen todos los tipos de violencia contra esa comunidad. Es un comienzo, pero Rodríguez asegura que aún falta mucho trabajo que hacer.

¿Para qué cifras?
En el país no hay cifras, pero de tenerlas ¿para qué servirían? 'En nuestra sociedad se tiende a volver invisible el asunto de la homofobia. Las cifras serían una forma de mostrarle al país que es un problema vigente y con fuerzas', opina Matheus. Rodríguez explica que los números servirían para encaminar de forma exitosa las iniciativas desde el sector público. 'En la medida en que se pueda determinar dónde se encuentran las situaciones más lesivas de los derechos humanos, se podrán dirigir de manera acertada las políticas de las instituciones'. Garrido agrega que las cifras ejercerían presión. 'Estos datos servirían como herramientas para exigir acción al Estado. Si no hay cifras, el Estado asume que el problema no existe'.
Por: Juan Carlos Figueroa
@JuanCFigueroa

España: Polémica petición al papa

"Y los "buenos católicos" reaccionistas ya hacen lo mejor que saben hacer, hablar sin medir las consecuencias de sus palabras. Esa es la reacción que tiene la noticia que les voy a compartir. En vez de fijarse en argumento teológicos y revisar el Evangelio empiezan a condenar como si tuvieran la autoridad para hacerlo sólo porque están con la mente empolvada y llena de telarañas por no ponerla a funcionar. Y en esta ocasión no me refiero a la jerarquía de la Iglesia, que está siempre en uso de toda su capacidad intelectual para encaminar a las almas, sino a los católicos de base que no son capaces de abrir su corazón para entender que el mensaje de salvación de Jesús radica en darle obras a la fe para que esta no quede vacía y sin vida o caíga en la monótona y automatizada repetición de Padrenuestros y Avemarías sin siquiera reflexionar su significado.

Asociación de gays cristianos pide al Papa que bendiga los matrimonios homosexuales

La Asociación Cristiana de Gays y Lesbianas de Cataluña (ACGLC) han pedido hoy, ante la visita a Barcelona del Papa Benedicto XVI el próximo 7 de noviembre, que la iglesia 'reconozca y bendiga las uniones matrimoniales entre parejas del mismo sexo y de sus familias'.



ACGLC ha reclamado también que las parejas del mismo sexo 'puedan casarse mediante matrimonio canónico' y que sus hijos puedan ser bautizados, según ha informado esta asociación mediante comunicado.



En esta línea, la entidad ha abogado por una iglesia 'plural y abierta' que se aleje de 'posicionamientos formalistas o fundamentalistas y jerárquicos' y que permita el ejercicio 'como seglares o en el clero' de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales (GLTB).



Con motivo de la visita del Santo Padre a la ciudad condal, ACGLC reclama un acercamiento 'sincero, fraternal y vindicativo' a la Declaración de los Derechos Humanos y a la realidad catalana.



'Queremos manifestar el sufrimiento de las personas creyentes GLTB, que viven con dolor la exclusión de la vida eclesial así como el rechazo expresado en declaraciones públicas de la curia vaticana', ha informado la asociación.



Además, la Asociación Cristiana de Gays y Lesbianas de Cataluña ha demandado la paridad de la mujer 'en el ejercicio de las funciones pastorales' y ha criticado abiertamente los casos de pedofilia en la Iglesia porque 'todo acto de abuso sexual contra menores es contrario al evangelio y a la dignidad humana'.

(Rd/Efe)

sábado, 23 de octubre de 2010

MANIFIESTO: Por la Despatologización Trans


Las/os activistas y grupos que firmamos este documento y formamos la Red Internacional por la Despatologización de las Identidades Trans denunciamos públicamente, una vez más, la psiquiatrización de nuestras identidades y las graves consecuencias del llamado “trastorno de identidad sexual o de género” (TIG). Del mismo modo, queremos hacer visible la violencia que se ejerce sobre las personas intersexuales mediante los procedimientos médicos vigentes.

Con “psiquiatrización” nombramos la práctica de definir y tratar la transexualidad bajo el estatuto de trastorno mental. Nos referimos, también, a la confusión de identidades y cuerpos no normativos (situados fuera del orden cultural dominante) con identidades y cuerpos patológicos. La psiquiatrización relega a las instituciones médico-psiquiátricas el control sobre las identidades de género. La práctica oficial de dichas instituciones, motivada por intereses estatales, religiosos, económicos y políticos, trabaja sobre los cuerpos de las personas amparando y reproduciendo el binomio de hombre y mujer, haciendo pasar esta postura excluyente por una realidad natural y “verdadera”. Dicho binomio, presupone la existencia única de dos cuerpos (hombre o mujer) y asocia un comportamiento específico a cada uno de ellos (masculino o femenino), a la par que tradicionalmente ha considerado la heterosexualidad como la única relación posible entre ellos. Hoy, denunciando este paradigma, que ha utilizado el argumento de la biología y la naturaleza como justificación del orden social vigente, evidenciamos sus efectos sociales para poner fin a sus pretensiones políticas.

Los cuerpos que no responden anatómicamente a la clasificación médica occidental vigente son catalogados bajo el epígrafe de intersexualidad, condición que, “per se”, es considerada patológica. La clasificación médica, por el contrario, continúa aún hoy en día sin ser interrogada. La transexualidad también es conceptualizada como una realidad en sí mismo problemática. La ideología de género que actúa la psiquiatría, por el contrario, continúa aún hoy sin ser cuestionada.
Legitimar las normas sociales que constriñen nuestras vivencias y sentires implica invisibilizar y patologizar el resto de opciones existentes, y marcar un único camino que no cuestione el dogma político sobre el que se fundamenta nuestra sociedad: la existencia, única y exclusiva, de solo dos formas de ser y sentir. Si invisibilizar supone intervenir a recién-nacidos intersex (aquell*s con genitales ambiguos funcionales) con violentos tratamientos normalizadores así se hará, si de lo que se trata es de borrar la posibilidad de estos cuerpos y vetar la existencia de las diferencias.

El paradigma en el que se inspiran los procedimientos actuales de atención a la transexualidad y la intersexualidad convierte a estos en procesos médicos de normalización binaria. De “normalización” ya que reducen la diversidad a sólo dos maneras de vivir y habitar el mundo: las consideradas estadística y políticamente “normales”. Y con nuestra crítica a estos procesos resistimos también a tener que adaptarnos a las definiciones psiquiátricas de hombre y mujer para poder vivir nuestras identidades, para que el valor de nuestras vidas sea reconocido sin la renuncia a la diversidad en la que nos constituimos. No acatamos ningún tipo de catalogación, ni etiqueta, ni definición impuesta por parte de la institución médica. Reclamamos nuestro derecho a autodenominarnos.

Actualmente la transexualidad se considera un “trastorno de identidad sexual”, patología mental clasificada en el CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud) y en el DSM-IV-R (Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales de la Asociación de Psiquiatría Norte-americana). Estas clasificaciones son las que guían a los y las psiquiatras de todo el mundo a la hora de establecer sus diagnósticos. En ellas se comete un error poco casual: la confusión de los efectos de la transfobia con los de la transexualidad. Se invisibiliza la violencia social que se ejerce sobre quienes no se adecuan a las normas de género. De este modo, se ignora activamente que el problema no es la identidad de género, es la transfobia.

La revisión del DSM-IV-R es un proceso que comenzó hace ahora dos años, y tiene por fin determinar los cambios en la lista de enfermedades. En estos últimos meses se han hecho públicos los nombres de los psiquiatras que decidirán el futuro del trastorno de identidad sexual (TIG).

Al frente del grupo de trabajo sobre el TIG se encuentran el Dr.Zucker (director del grupo) y el Dr. Blanchard , entre otros. Estos psiquiatras, que son conocidos por utilizar terapias reparativas de reconducción a homosexuales y a transexuales y que están vinculados a clínicas que intervienen a intersexuales, proponen no solo no retirar el trastorno sino ampliar su tratamiento a l*s niñ*s que presenten comportamientos de género no-normativos y aplicarles terapias reparativas de adaptación al rol de origen. En este sentido, el movimiento trans norteamericano ha hecho un llamamiento solicitando su expulsión del grupo encargado de la revisión del DSM. La Red Internacional por la Despatologización de las Identidades Trans se une sin reservas a la citada denuncia.

La patologización de la transexualidad bajo el “trastorno de identidad sexual” es un gravísimo ejercicio de control y normalización. El tratamiento de este trastorno se lleva a cabo en diferentes centros de todo el mundo. En casos como el del Estado Español, es obligatorio el paso por una evaluación psiquiátrica en las Unidades de Identidad de Género que, en algunas ocasiones, va asociada a un control semanal de nuestra identidad de género a través de terapias de grupo y familiares y todo tipo de procesos denigrantes que vulneran nuestros derechos. En el caso del Estado español, hay que resaltar que cualquier persona que desee cambiar su nombre en la documentación o modificar su cuerpo con hormonas u operaciones debe pasar obligatoriamente por una consulta psiquiátrica.

Por último, nos dirigimos directamente a la clase política. Nuestra demanda es clara:
Exigimos la retirada de la transexualidad de los manuales de enfermedades mentales (DSM-TR-IV y CIE-10). Paralización de los tratamientos a bebés intersex.

Reivindicamos el derecho a cambiar nuestro nombre y sexo en los documentos oficiales sin tener que pasar por ninguna evaluación médica ni psicológica. Y añadimos que pensamos, firmemente. que el Estado no debería de tener ninguna competencia sobre nuestros nombres, nuestros cuerpos y nuestras identidades.

Hacemos nuestras las palabras del movimiento feminista en la lucha por el derecho al aborto y el derecho al propio cuerpo: reivindicamos nuestro derecho a decidir libremente si queremos o no modificar nuestros cuerpos y poder llevar a cabo nuestra elección sin impedimentos burocráticos, políticos ni económicos, así como fuera de cualquier tipo de coerción médica. Queremos que los sistemas sanitarios se posicionen frente al trastorno de identidad sexual, reconociendo la transfobia actual que sostiene su clasificación, y replanteen su programa de atención sanitaria a la transexualidad haciendo de la evaluación psiquiátrica una paso innecesario y del acompañamiento psicoterapéutico una opción voluntaria. Exigimos también el cese de las operaciones a recién-nacid*s intersex.

Denunciamos la extrema vulnerabilidad y las dificultades en el acceso al mercado laboral del colectivo trans. Exigimos que se garantice el acceso al mundo laboral y la puesta en marcha de políticas específicas para acabar con la marginación y la discriminación de nuestro colectivo. Exigimos, además, condiciones de salud y seguridad en el desarrollo del trabajo sexual y el fin del asedio policial a estas personas, así como del tráfico sexual.

Esta situación de vulnerabilidad se acentúa en el caso de las personas trans inmigradas, que llegan a nuestro país huyendo de situaciones de extrema violencia. Exigimos la concesión inmediata de asilo político en estos casos a la vez que reivindicamos la plena equiparación de derechos de las personas migrantes. Denunciamos los efectos de la política de extranjería actual sobre los sectores socialmente más vulnerables.

A la vez que gritamos que no somos víctimas sino seres activos y con capacidad de decisión sobre nuestra propia identidad, queremos recordar también todas las agresiones, asesinatos y también los suicidios de las personas trans a causa de la transfobia. Señalamos al sistema como culpable de estas violencias. El silencio es complicidad.

Finalizamos evidenciando la extrema rigidez con la que se impone el binomio hombre/mujer, como opción única y excluyente, binomio que es construido y puede ser cuestionado. Nuestra sola existencia demuestra la falsedad de estos polos opuestos y señala hacia una realidad plural y diversa. Diversidad que, hoy, dignificamos.

Cuando la medicina y el Estado nos definen como trastornad*s ponen en evidencia que nuestras identidades, nuestras vidas, trastornan su sistema. Por eso decimos que la enfermedad no está en nosotr*s sino en el binarismo de género.
Anunciamos que la Red Internacional por la Despatologización de las Identidades Trans surge para consolidar una coordinación mundial en torno a un primer objetivo: la descatalogación de la transexualidad del DSM-TR en el año 2012. Un primer paso por la diversidad, un primer golpe a la transfobia.

¡Por la diversidad de nuestros cuerpos y nuestras identidades!

¡La transfobia nos enferma!

RED INTERNACIONAL POR LA DESPATOLOGIZACIÓN TRANS

miércoles, 20 de octubre de 2010

Venezuela: Tamara Adrian mujer transexual se postula para ser Magistada del Tribunal Supremo de Justicia.



Mujer transexual lesbiana feminista
y activista de Derechos Humanos.

La postulación de una mujer transexual lesbiana feminista y activista de Derechos Humanos a Magistrada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela causa llamada de atención a la consciencia en Venezuela

Tamara Adrián es abogada y doctora en derecho graduada con los más altos honores en Caracas y París, respectivamente. Se ha desempeñado durante más de 25 años como profesora de pregrado, postgrado y doctorado en las universidades más reputadas de Venezuela, enseñando materias tales como derecho de obligaciones, derecho mercantil, sociedades y mercados de capitales. Es articulista y conferencista nacional e internacional sobre temas muy variados del derecho, incluyendo derechos humanos, derecho comercial, derecho constitucional y derecho civil.

No debería entonces causar revuelo alguno que fuese postulada el 18 de octubre de 2010 como candidata a Magistrada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela.

El hecho es que la Dra. Tamara Adrián es asimismo una mujer transexual y lesbiana, defensora de los derechos de la mujer y de la diversidad sexual y activista muy conocida de la causa de la igualdad de los derechos de las personas y eliminación de las leyes que segregan en razón de la orientación sexual y la identidad de género. Y ha esperado ya por casi seis años y medio que la misma Sala a la cual postula se pronuncie sobre su recurso de reconocimiento de identidad, sin que el más alto tribunal de la nación se haya siquiera pronunciado sobre la admisibilidad de su recurso. Constituyéndose este hecho en uno de los casos más notables de denegación de justicia y de homo-lesbo-transfobia institucional de que se tenga noticia en el país. Por ello su nombre legal no corresponde con su identidad físico-psico-social.

Por eso su postulación ante el Comité de Postulaciones de la Asamblea Nacional de Venezuela fue reseñada ampliamente en los medios escritos, radiales y televisivos, ya que sus méritos superan a los de la gran mayoría de los postulados, pero sobre todo porque su candidatura genera un reto para los diputados que deben evaluar el nombramiento de los Magistrados y Magistradas. Así, el influyente diario El Nacional reseña la postulación en primera plana; y Ultimas Noticas menciona únicamente su nombre entre los postulados.

La Asamblea Nacional, formada casi totalmente por integrantes del Partido Socialista Unido de Venezuela se ha mostrado renuente a considerar el tema de la diversidad sexual, y ha bloqueado sistemáticamente todas las iniciativas que incorporaban disposiciones que pretendían darle ciertos derechos iguales para las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgénero e intersex en Venezuela y eliminar algunas de las discriminaciones legales existentes, en muchas de las cuales ha intervenido directamente la postulante.

Así, por ejemplo, para segunda discusión se eliminaron todas las menciones a orientación sexual e identidad de género que fueron aprobadas en primera discusión en el proyecto de Ley Orgánica de Igualdad y Equidad de Género. También se eliminaron las disposiciones sobre el derecho a la identidad de las personas transexuales y el reconocimiento de derechos de pareja que formaron parte del proyecto de Ley Orgánica de Registro Civil. Se aprobaron disposiciones que privan del derecho integral a la salud a las personas transexuales, en la Ley de Subsistema de Salud, excluyendo expresamente de cobertura pública el “cambio de sexo”. Se modificó la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes para limitar la adopción conjunta a parejas conformadas por un hombre y una mujer. Se eliminaron las menciones relativas a la educación contra la discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género que aparecían en el proyecto de Ley Orgánica de Educación, entre muchas otras muestras de la actitud homo-lesbo-transfóbica de los actuales diputados y diputadas. Estos son los mismos diputados y diputadas a quienes ahora les toca pronunciarse sobre la candidatura de la Dra. Tamara Adrián.

La candidata ha señalado que su propuesta aparece como un ejercicio de derechos cívicos y un reto a las declaraciones de inclusión que hace la Asamblea Nacional. Reseña que su candidatura causa el mismo revuelo que hubiese, por ejemplo, causado el haber tratado de incluir a una persona negra en el más alto tribunal de los Estados Unidos o de Suráfrica, durante la época de la segregación racial. Porque en Venezuela, nos indica, “lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgénero e intersex carecen de iguales derechos que el resto de la población. Y mientras el resto de los países van incorporando reglas de igualdad, que aseguran protección contra la discriminación, el derecho a la identidad de las personas transexuales y la igualdad de derechos de pareja, en Venezuela no sólo no se aprueban tales leyes y medidas, sino que se retrocede en el grado de protección, ubicando a Venezuela a contracorriente de lo que ocurre en otros países aledaños”, agrega. Y concluye que su candidatura pretende convertirse en una especie de termómetro para medir el grado de tolerancia o intolerancia de la Asamblea Nacional respecto de la diversidad sexual.

Ciertamente no es por falta de méritos que su candidatura podría ser descartada, sino únicamente por razones de odio social hacia la diversidad, que parece haber caracterizado la actuación de esta Asamblea ante la cual postuló.

¿Podrán los diputados y las diputadas superar sus prejuicios? Estemos atentas/os ante la respuesta de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.

Brasil: Los crímenes de odio por homofobia crecen 62%

De acuerdo con el diario O Globo de Brasil el número de asesinatos de gays ha aumentado 62% en ese país. Aseguran que a pesar de que el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo y la homofobia han sido debatidos por los candidatos a la presidencia ,Dilma Rousseff y José Serra, éstos no se han dado cuenta de un dato alarmante: el número de homosexuales asesinados por homofobia crece cada año.
En el año 2009, 198 homosexuales fueron asesinados en Brasil, 11 más que en 2008 y 76 más que en 2007, un aumento de 62%. Los datos pertenecen al Grupo Gay de Bahía, fundado en 1980 y el único en ese país que reúne estas estadísticas. Según este organismo de 1980 a 2.009 fueron registrados 3.196 homicidios, 100 por año.
'Desgraciadamente la homofobia es un aspecto cultural de la sociedad brasileña, que empujan a los homosexuales a la clandestinidad, haciendo que permanezcan a margen cuando son asesinados. Gays, lesbianas y travestis son asesinados de forma cruel, generalmente los dejan con el rostro desfigurado. Son crímenes muy horrendos', dijo Marcelo Cerqueira, presidente de Grupo Gay de Bahía.
Por su parte, el presidente de GGB, Luiz Mott, asegura que el número de muertes va en aumento.
'El número se ha incrementado en la última década. Antes, era un asesinato cada tres días. Ahora ocurre una cada dos días. Brasil es el país con mayor número de asesinatos de homosexuales. El año pasado en México, por ejemplo, fueron 35 las muertes', dijo.
De acuerdo a estadísticas realizadas por el Centro Latinoamericano en Sexualidad y Derechos Humanos, en las paradas gays de Río, Sao Paulo, Recife, Porto Alegre y Belém, entre 2003 y 2008, el número de homosexuales agredidos o discriminados en esas regiones no es inferior a 59%. En Pernambuco 70,8% dijeron haber sido agredidos. En Sao Paulo 72,1% fueron víctimas de algún tipo de discriminación.
Bahía y Paraná están empatados como el segundo estado más homofóbico de Brasil. Son Sao Paulo, Pernambuco, Minas y Alagoas los cuatro estados con mayor índice de rechazo a los gays.

sábado, 16 de octubre de 2010

Peru: La revolucion lesbiana feminista no la para nadie...

REBELDÍAS LESBIANAS FEMINISTAS
Ser lesbiana feminista es la postura más antipatriarcal que una persona nacida hembra y socialmente construida como mujer puede asumir, porque se rebela contra la heterosexualidad obligatoria: roles sociales, políticos y económicos obligatorios que el sistema patriarcal neoliberal le impone a las mujeres para garantizar la reproducción de la mano de obra que necesita este sistema para su perpetuación.
Somos la amenaza más fuerte al sistema patriarcal neoliberal porque las lesbianas destruimos la base misma de este sistema económico y político sustentado en la expropiación de las vidas, los cuerpos y bienes de las mujeres: decidimos sobre nuestras vidas, nuestros cuerpos, sobre nuestra sexualidad, sobre nuestra maternidad o reproducción.
Por estas razones el sistema patriarcal neoliberal busca silenciarnos y castigarnos con diferentes tipos de violencia; la más brutal es la invisibilización en la sociedad, así como la discriminación en centros de trabajo y de estudio llegando al extremo de intentar someternos con la violencia sexual, crímenes de odio y feminicidios.
A la vez, el sistema patriarcal neoliberal genera otros sistemas de opresión para someter a las mujeres como el racismo, el machismo, la clase social, la lesbofobia y se sirve de las religiones, las ciencias, la filosofía para fundamentar el status quo vigente. Además, tiene a su servicio al estado que emite leyes para hacer legal la opresión de las mujeres y la expropiación de sus vidas, sus cuerpos y bienes.
Los instrumentos que utiliza el sistema para mantener a las mujeres inconscientes y bajo su control son las iglesias, el matrimonio, los ideales de femineidad, amor romántico y maternidad.
Por eso, nosotras las Lesbianas Independientes Feministas y Socialistas decimos que este 13 de octubre la Revolución Lesbiana Feminista está más fuerte que nunca y que no da un paso atrás en la lucha por acabar con el sistema patriarcal neoliberal y en construir la utopía feminista, propuesta filosófica y política de las mujeres para la creación de un mundo nuevo con justicia social, solidaridad, libertad, felicidad y bienestar para todas y todos basado en la distribución equitativa de las riquezas, respeto por la naturaleza y la convivencia armoniosa de todos los seres que la conforman.
¡MÍRALA QUE LINDA VIENE,
MÍRALA QUE LINDA VA,
LA REVOLUCIÓN LESBIANA
QUÉ NO DA NI UN PASO ATRÁS!
"

jueves, 7 de octubre de 2010

Chile: Atacan el Festival de Cine de la Diversidad Sexual.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile (Movilh) denunció una escalada de violencia homofóbica contra el Festival de Cine de la Diversidad Sexual 2.0 de Santiago y que se tradujo en un ataque en una de las funciones que tuvo como claro objetivo sembrar el miedo entre los asistentes y entre los organizadores del Festival.
El repudiable ataque tuvo lugar en el Centro Cultural de España (CCE). Mientras en el ingreso del CCE se lanzaron pafletos, al interior de la sala de cine se arrojaron además ampolletas, cuyas leyendas en inglés hablaban de”peligro y de material irritante”.
En los panfletos se indicaba 'No más mentiras. Promover el homosexualismo no es cultura' y 'Aquí se gastan tus impuestos. Promover el homosexualismo no es tolerancia'.
“Junto a los panfletos y las ampolletas se encontró un alambre, al parecer destinado a romper las cápsulas. Algunas de las ampolletass reventaron y, de acuerdo a dos asistentes, los únicos que se percataron del incidente, estas expelieron un olor desagradable. Afortunadamente no se registraron daños ni materiales ni humanos, de ningún tipo”, precisó el productor del festival y activista del Movilh, Eduardo Ubilla.
El hecho fue informado al instante a la policía chilena, la cual hizo acto de presencia en el lugar, pero no pudieron recoger la denuncia, por cuanto no hubo daños y porque aún se desconoce si el contenido líquido de las ampolletas es peligroso para las personas.

sábado, 2 de octubre de 2010

Brigada Motorizada de la Policía Metropolitana detiene arbitrariamente a activista de DDHH.*


02/oct/2010 La labor de los miembros de Venezuela Diversa A.C se hace cada vez más arriesgada en la Avenida Libertador de Caracas y zonas aledañas, en esta oportunidad su director general Yonatan Matheus fue nuevamente detenido ahora por funcionarios de la Brigada Motorizada de la Policía Metropolitana cuando se encontraba efectuando el habitual recorrido para monitorear la situación de derechos humanos de las personas trans que realizan trabajo sexual en vía pública; como medio de sobrevivencia en un país donde la discriminación y exclusión por orientación sexual e identidad de género va en incremento por la inexistencia de acciones afirmativas por parte del estado venezolano y sus instituciones para detener tales situaciones.
Matheus se encontraba a las 10:55 p.m del dia de ayer conversando con algunas de las chicas trans sobre el asesinato de Nathaly ocurrido el pasado 18 de septiembre en la citada avenida, cuando fue interceptado por una patulla de donde se bajaron 9 funcionarios policiales apuntándoles con sus armas de reglamento procediendo a privarlo de su libertad arbitrariamente, una vez dentro de la popular “jaula” empezó el acostumbrado “ruleteo” por la zona, mientras recibía amenazas de muerte, agresiones verbales y denigrantes referidas a su orientación sexual. Su material de trabajo, preservativos y trípticos educativos, fue regado en el piso de la unidad mientras que algunos de los funcionarios pretendían criminalizarlo vinculándolo con los consumidores y distribuidores de drogas que frecuentan la zona. “ahora sí que te jodiste a la Libertador no vuelves más, ya vas a ver para donde te vamos a llevar por sapo” fue lo expresado por uno de los funcionarios.
Matheus en medio de la discusión generada entre los efectivos policiales sobre que iban hacer con él, y un adolecente que vive en situación de calle que habían arrestado también, aprovecho para hacer una llamada y al ser escuchado por uno de los funcionarios este le manifestó que no empeora las cosas y se quedara callado despojándole de su celular. Una hora después luego que una funcionaria comentara al resto que Matheus había hecho un llamada telefonica le entregaron sus pertenencias y fue dejado en la adyacencia de la Avenida Andrés Bello.
Hacemos un llamado de acción en primer lugar a la Defensora del Pueblo para que dicte instrucciones a los funcionarios de la Defensoría Delegada de Caracas de modo que se mantengan alerta sobre este tipo de casos, haciendo mayor énfasis en las guardias nocturnas para que en el caso que lleguen a presentarse este tipo de situaciones los funcionarios atiendan eficazmente al llamado de las personas afectadas en sus derechos fundamentales. En segundo lugar al Ministro del Poder Popular para Interior y Justicia para que siga adelantando la depuración de los cuerpos policiales y se fijen responsabilidades sobre la sistemática violación de los derechos humanos por parte de algunos funcionarios que conforman la Policía Metropolitana.
*Octavio Hernández Coordinación de Comunicación Venezuela Diversa

Diciembre 10, 2016 DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS